Cepillarse los dientes puede ser divertido

Si los padres no inculcan en sus hijos el hábito de cepillarse los dientes es porque tampoco tienen esa costumbre. La excusa suele ser que hasta que se produzca la caída de los dientes de leche no hace falta. Sin embargo, los buenos hábitos se adquieren justo en la infancia. Después, es más difícil infundirlos.

Sobre todo teniendo en cuenta la salud bucal de nuestro país. Según el Consejo General de Farmacéuticos, casi 40% de la población adulta española tiene caries, 66% usa empastes y 57% presenta ausencias dentarias. La mala higiene bucal, peor alimentación y el consumo cada vez más acentuado de azúcares, tanto en la población infantil como adulta, agudiza el problema.

Los niños son curiosos, les gusta probar y, sobre todo, imitar los mayores. Para motivarles puede comprarle cepillos divertidos, proponer darle un nombre, cepillarse los dientes con los más pequeños como si fuera una actividad familiar más, puntuarle con símbolos divertidos en un tablero de actividades, etc. Enseñar y aprender buenas costumbres puede ser divertido y contribuirá a que sus hijos también tengan buena salud.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*